Osito de Halloween – Versión Zombie

Osito de Halloween Zombie

29 Oct Osito de Halloween – Versión Zombie

Estamos en la recta final de Octubre, y los blogs y webs de todas partes se llenan de ideas para Halloween. En Sweet Magazine queremos rescatar uno de los tutoriales que más os gustó, y cual Zombie adorable, este Osito de Halloween vuelve para asustarnos un año más.

Vamos a modelar paso a paso a esta dulzura de osito terrorífico, aunque no lo parezca, ¡ya veréis qué fácil es!

Osito de Halloween Zombie

Osito de Halloween – versión Zombie

– Pasta de goma blanca
– Colorante verde pistacho en pasta
– Colorante en polvo verde oscuro y negro
– Estecas de modelado
– Pincel y pegamento comestible
– Palillo de brocheta o mondadientes
– Grapas pequeñas / trocitos de alambre

1. Primero de todo, teñimos la pasta de goma del tono que hayamos escogido. Nosotros hemos utilizado el color Gooseberry de Sugarflair, combinándolo con colorante en polvo verde oscuro de Rainbow Dust, pero también queda muy divertido si escogéis dos tonos de morado, naranja, o marrón. Una vez tengamos la pasta teñida, la dividimos en 2 partes. Una de las partes la vamos a utilizar para el cuerpo, y la otra parte, para la cabeza y extremidades. Así nos aseguramos de hacer un osito proporcionado.

2. Vamos a hacer el cuerpo del osito. Modelamos una pieza con forma de pera, y le clavamos en el centro un palillo untado con un poquito de pegamento comestible, dejando que sobresalga un poquito por arriba para clavar después la cabeza en él. Con la ayuda de la esteca, marcamos también las líneas que vemos en la imagen, simulando los pliegues de la tripita del oso.

Osito de Halloween Zombie

 

3. Partimos la pieza que habíamos reservado de pasta de goma en tres partes: dos las guardamos para la cabeza, y la tercera parte, la utilizamos para las patas traseras y delanteras, para las orejas y el morro. Empezamos por las patas traseras. Modelamos un trocito de pasta de goma como si fuese un hueso, mas gordito por los extremos y más fino en el centro, marcándolo ligeramente con los dedos. Partimos la pieza por la mitad, y cada una de las piezas obtenidas será una de las patas traseras del osito de halloween. Con la esteca, marcamos unas líneas y ángulos para dar mejor forma a la pata, que se vea más pezuña.

Osito de Halloween Zombie

 

4.  Repetimos la misma operación, para las patas delanteras del osito de Halloween. Esta vez las hacemos más redonditas, y les marcamos las líneas como se ve en esta imagen:

Osito de Halloween Zombie

5. El siguiente paso es hacer la cabeza del oso zombie. Cogemos la porción que habíamos reservado de pasta de goma, y modelamos de nuevo una pera, hundiendo un poquito con cuidado la zona sobre el morro del osito. A continuación, con la esteca de bolillo redonda, hacemos dos cavidades que serán las cuencas de los ojos. Marcamos también una línea transversal que cruce la cabeza en vertical, de delante hasta atrás. ¡Este osito de halloween empieza a dar miedo!

Osito de Halloween Zombie

6. Ahora es momento de hacer las orejitas del oso zombie. Vamos a hacer dos bolitas, y con la esteca de bolillo redonda, las chafamos marcando un agujero en el centro.

Osito de Halloween Zombie

7. Con la punta de los dedos, pellizcamos cada círculo para convertirlo en una especie de lágrima, que quede arrugadita por el centro.

Osito de Halloween Zombie

8. Recortamos la parte que hemos pellizcado de las orejas con un cuchillo afilado, y las ponemos sobre la cabeza del osito con un poco de pegamento comestible, así…

Osito de Halloween Zombie

9. El siguiente paso es colocar las piezas sobre el cuerpo del osito. Ponemos un poquito de pegamento comestible en las patas traseras y delanteras del osito, sujetándolas con papel de cocina o algodón, para que se sequen en la posición que queramos. Si lo prefieres, puedes poner en las patas delanteras un trocito de palillo dentro, clavado directamente al cuerpo, para que se sujeten directamente y asegurarlas mejor.

Osito de Halloween Zombie

10. Ahora pegamos la cabeza.Ponemos un poco de pegamento comestible en la base, y la clavamos sobre el cuerpo, en el trocito de palillo que habíamos dejado asomando para ello.  Tenemos mucho cuidado de no apretar mucho, no sea que la deformemos…

Osito de Halloween Zombie

11. Por último, hacemos el morro del osito de halloween. Vamos a hacer una media luna de pasta de goma, que pegaremos directamente sobre la cabeza. Después, siguiendo la misma técnica que para las orejas, hacemos la boquita y la pegamos bajo el morro. Por último, hacemos una bolita con pasta de goma y la pintamos con rotulador comestible, pegándola justo sobre el morro a modo de nariz. ¡Nos quedará así de simpático!

Osito de Halloween Zombie

12. El último paso es la decoración. Con un pincel finito y colorantes en polvo, marcamos bien todas las líneas que hemos hecho con la esteca en el cuerpo del osito de halloween, para darles profundidad. También pintamos el interior de la boca, las orejas y de las cavidades de los ojos, dándoles mucha profundidad para que parezca un zombie de verdad 🙂

13. Para terminar, ponemos sobre el cuerpo del osito unas grapas cruzando la línea central de su cuerpo, como si le hubiesen cosido, podemos pintar las grapas con un rotulador negro comestible para darles un toque más tétrico también. Y con esto, ¡nuestro osito de halloween estaría terminado! Lo dejamos secar durante unas 3-4 horas (podéis ponerle algo que lo sujete, como un botecito de pegamento, para que se mantenga bien recto y se seque así).

Osito de Halloween Zombie

 

 

Espero que os haya gustado este osito de Halloween, es adorable y muy simpático, y nos vendrá de maravilla para decorar una pequeña tarta o unos cupcakes este Halloween.

¿Os animáis a hacerlo? ¡Esperamos vuestras fotografías!

 

¡Feliz y tenebroso Halloween!

 

2 Comments

Post A Comment