La repostería es un oficio hermoso que se encarga de preparar y decorar una amplia variedad de postres, galletas, dulces, budines, confitería, etc, la persona que ejerce este oficio es conocido como repostero y requiere de grandes cualidades. 

Por su parte, es considerado como un tipo de gastronomía, es decir es una rama de la cocina profesional, que se especializan en la elaboración de postres, para llevarlo a cabo de manera satisfactoria es necesario conocimientos y habilidades que permitan al practicante usar buenas técnicas, dependiendo de estas el resultado será mucho mejor. 

Es importante, el cuidado de la presentación y la decoración de platos, para el repostero, los colores, las formas y las texturas son esenciales para despertar la curiosidad y el apetito del comensal. 

Los reposteros utilizan diferentes materiales, pero el azúcar es uno de los más básicos, aunque casi siempre es azúcar común, los expertos en postres utilizan otros como la miel, el azúcar de caña, endulzantes artificiales, entre otros. 

Asimismo, es común la harina de trigo, las giras como la margarina, mantequilla, la manteca de cerdo, etc. Además, los huevos, el fruto seco, cremas, esencias,y saborizantes, cacao en polvo, entre otros colorantes. 

Tipos de reposteria 

Pasteles: son los postres elaborados con harinas y manteca de cualquier tipo, esto abarca una amplia variedad de productos en diferentes presentaciones como las tartas, el pie, la masa quebrada, bizcochos, entre otros. 

Flanes: este tipo de postre se caracteriza por su suavidad, es una textura similar a una gelatina, pero están hechos a base de huevos y aunque requiere de una técnica compleja, es una experiencia de sabores en el paladar, además puede llevar también un gran sustituto como el café, la leche o el yogurt. 

Gelatinas: son postres de fácil elaboración y perfectas para cualquier evento especial, aunque si el repostero opta por elaborar gelatinas decoradas esta será una presentación que requiere de mayor elaboración. 

Características de un buen repostero 

Para ser un profesional reconocido es necesario que cada trabajo realizado requiere de técnica y profesionalismo, para ser un repostero reconocido requiere de ciertas cualidades que mencionaremos a continuación:

Ser honesto y creativo: posiblemente el repostero admire a otros profesionales en su misma área, pero cada trabajo debe llevar un sello personal que lo distinguirá del resto como el mejor profesional. 

Talento: muchas personas tienen ganas de ejercer la repostería sin embargo cada persona debe tener destrezas particulares para trabajar de forma eficaz y eficiente, esto le brindara un camino de éxito como profesional. 

Organización: la planificación es la clave del éxito en cualquier actividad que desempeñemos y por supuesto en la repostería esto es un punto indispensable para ser el mejor. 

Equilibrio: un postre no solo debe verse bien también es necesario que el sabor sea indescriptible para los comensales, así que el equilibrio entre el sabor y la estética es la clave de un buen repostero. 

Pasión: es una cualidad necesaria no solo para el repostero sino para muchos profesionales que aman el oficio que ejercen diariamente con el único fin de ser los mejores en su área. 

Finalmente, la repostería es una rama hermosa para todos los que ejercen en la gastronomía, para ello deben disponer de ganas y buenas herramientas como una cocina que cuente con los sistemas de seguridad suficientes para cumplir con cada trabajo de forma segura, para ello puedes asesorarte con un cerrajero profesional, para lograr el éxito que desean.