Hay muchos dulces que tienen un sabor delicioso, y muy pocos son fáciles de hacer, y es que hoy te presento al quesillo, un tipo de postre que difícilmente deja de gustar, y que siempre combina en todas las ocasiones, ya que no deja de ser elegante para cenas importantes y delicioso como para ofrecerlo en una fiesta infantil.

Y es que el quesillo tiene sus variaciones, pero la receta original, sabor a vainilla, es una de las más populares, y es que sus ingredientes son fáciles de conseguir, y en términos generales, no es un postre costoso.

Un dulce que nunca te dejara mal

Lo bueno del quesillo es que además de fácil y rápido de realizar, es que es un postre que requiere de pocos ingredientes, y de una técnica de preparación sencilla, por ello es que muchas personas lo utilizan en sus cenas y es como una carta bajo la manga, ya que nunca falla.

Y es que siempre se necesita de un postre que no nos deje mal, así como también se necesita en casa de elementos de seguridad, que ante los robos, cumplan su función como se espera, eso si son de buena calidad, como los recomiendan los cerrajeros profesionales.

Porque hay elementos de seguridad de distintos tipos, modelos y marcas, por lo que sus precios varían, pero lo que debes tomar en cuenta a la hora de adquirir elementos de seguridad para tu bien, es que los mismos sean de caldiad, por ello pídeles a los cerrajeros que te ayuden con ello.

Ingredientes que siempre se tienen a la mano

Una de las cosas que hace al quesillo atractivo, además de su gran sabor, es que los ingredientes son los clásicos de la repostería, y que todos pueden tener en casa y los que no, son muy fáciles de conseguir en cualquier supermercado.

Esto es muy importante y es que se trata de cinco o seis huevos si estos son muy pequeños, una lata de leche condensada azucarada, la misma medida de la leche condensada de leche líquida entera, una taza de azúcar, una cucharada de vainilla y una cucharada de licor al gusto.

También necesitaras de un molde con tapa o qeusillera, de una olla un poco más grande, y es que el quesillo se cocinara a baño de María, así como suficiente agua para el baño, con todo esto estarás preparado para elaborar este delicioso postre.

Fácil preparación

El quesillo no requiere conocer de avanzadas técnicas de repostería para lograrlo, y es que solo hay que mezclar todos los ingredientes, excepto la azúcar, la cual se utiliza para hacer un caramelo en el molde o qeusillera.

Una vez mezclados todos los ingredientes, con una batidora a mano o un batidora eléctrica, el contenido se coloca en el molde que tiene el caramelo, el cual no debe quemarse y se tapa, luego se coloca a fuego alto a baño de María por una hora, cuando esté listo, se deja reposar y se desmolda tibio, luego se refrigera por al menos 3 horas antes de servir.