Si algo recordamos de nuestras celebraciones cuando éramos niños es que al igual que la torta o pastel, no faltaban unos dulces muy pequeños que se deshacían en nuestras bocas, se llaman suspiros, en otras regiones se conocen como merenguitos, y son un dulce típico y muy fácil de hacer.

Los suspiros siempre deben estar presentes en las celebraciones, no solo son fáciles de hacer, sino que también son económicos y adames aportan mucha vistosidad y colorido cuando se hacen con colorantes para que queden más presentables, aunque blancos ya son muy atractivos.

Una receta muy fácil de conseguir

La verdad es que las recetas de suspiros pueden variar, pero sus ingredientes no, y es que se compone de clara de huevo, azúcar, también de jugo de limón o de ralladura de la misma, y la forma de preparación puede variar un poco, pero en esencia es la misma en casi todas las recetas que se encuentran.

Para muchos hacer suspiros puede ser difícil, pero hay algunos trucos para que los mismos puedan salir perfectamente, solo hay que seguir los consejos de los profesionales, como sigues los consejos de los cerrajeros Badalona a la hora de cuidar de la seguridad de nuestro hogar.

Es muy importante estar conscientes de que cuando se trata de seguridad de nuestro hogar, hay que dejarlo todo en manos de profesionales, o al menos tratar de que ellos nos guíen en todo el proceso que implica asegurar una casa, es por ello que tener el número de cerrajeros a la mano, siempre será una muy buena idea.

Claras bien montadas

El secreto de unos buenos suspiros esta en montar muy bien las claras, para ello hay algunos trucos, y es que el envase en que se colocan las claras, unas tres, que no deben tener rastro de la yema, debe estar bien seco, sin rastro de agua o humedad, y que si la tuviera, entonces es muy difícil que las claras monten, la otra sugerencia es que hay que montarlos con batidora eléctrica.

Y es que cuando se utiliza batidora eléctrica, las claras montan mucho mas rápido, luego, una vez montadas, o a punto de nieve entonces se le agrega la azúcar, la cual deben ser 2 tazas, si es impalpable, mucho mejor, y se bate hasta que se formen picos.

Por último se agrega el jugo de limón, que puede ser una cucharadita, o la ralladura, ambas incluso se pueden utilizar al tiempo, sin dejar de batir, y luego todo esta listo para colocarlas en la bandeja e introducir en el horno.

Dale color

Los suspiros hoy en día no solo se pueden consumir como un postre solo, sino que también pueden adornar pastales, y servir de decoración, y para hacerlos más vistosos, utiliza colorante en la presentación que desees para darle el color que quieras y así puedan ser un postre estrella.

Por admin

error: Content is protected !!