Cake pops de Navidad

Cake Pops de Navidad 3

11 Dic Cake pops de Navidad

Si hay unos dulces que me gustan, son los Cake Pops. Esas pequeñas porciones de bizcocho clavadas en un palito, que se disfrutan en un par de bocados y nos recuerdan a las piruletas de la infancia, me tienen loquita. A decir verdad nunca me habían llamado la atención, hasta la primera vez que los hice, y quedé enamorada. Hoy os traigo unos riquísimos cake pops de Navidad, que harán las delicias de mayores y pequeños en estas fiestas.

Si bien parecen muy complicados de hacer, nada más lejos de la realidad. Que si las bolas se caen, que si el chocolate queda grumoso… ¡Pues no! Es súper fácil, ya verás… Acuérdate antes de empezar, de revisar los trucos que te dimos para hacer unos cake pops perfectos, y ya verás como en un ratito tienes unos cake pops maravillosos y súper fáciles de hacer.

Cake Pops de Navidad 3

 

Los cake pops son una solución ideal para aprovechar los restos de bizcochos y buttercreams que nos quedan cuando hacemos una tarta. Si tenemos bizcocho para aprovechar, lo desmigaremos bien y lo mezclaremos con el frosting elegido. Otra opción es hornear directamente las bolitas, en unos moldes de silicona especiales que sirven para ello.

Si horneas directamente las bolitas, tendrás unos cake pops más ligeros y no necesitarás frosting para formar los cake pops. En el caso que desmigues un bizcocho, necesitarás añadirle un frosting que te permita conseguir la textura untuosa para formar las bolitas de los cake pops.

En cuanto al frosting, puedes escoger cualquiera que te guste: una buttercream, un frosting de queso cremoso, de yogur griego… Si no tenemos frosting hecho, tampoco pasa nada: podemos mezclarlos directamente con queso tipo Philadelphia®, con Nutella®…

Cake pops de Navidad

– Bolitas de bizcocho
– Palitos de cake pops de papel (o palitos de brochetas)
– Chocolate 70%
– Gotas de manteca de cacao
– Fondant verde y cortador de hojitas de acebo
– Bolitas de azúcar de color rojo

 

1. En esta ocasión, he elegido hornear las bolitas directamente. Para ello, he utilizado una receta de cupcakes de chocolate básica, y la he repartido en mi molde de cake pops. Lo horneamos durante 15 minutos, al ser porciones tan pequeñitas se hacen volando. Una vez horneadas, las sacamos del horno y dejamos enfriar dentro del mismo molde de silicona durante 5 minutos, y después desmoldamos para que se enfríen por completo.

2. En un cazo al baño maría o en un bol al microondas con mucho cuidado, derretimos el chocolate, añadiéndole unas gotas de manteca de cacao para que quede más fluido y no haga grumos. La proporción es más o menos una cucharada de gotas de manteca de cacao por cada 300 gr. de chocolate. Si no tenemos manteca de cacao, podemos añadir una cucharadita de Crisco o incluso una cucharadita de aceite de girasol.

3. Mojamos en el chocolate un palillo o brocheta (recuerda utilizar palitos de material poroso, papel o madera, ¡¡se adhieren mejor que los de plástico!!) y dejamos caer una buena gota sobre la bolita de bizcocho. Después mojamos de nuevo el palito y lo clavamos en el mismo lugar donde hemos puesto la gota de chocolate, así quedará perfectamente sujeto. Los colocamos boca abajo en el molde de cake pops de silicona y refrigeramos 20 minutos en la nevera, para que se fijen bien.

Cake Pops de Navidad 1

3. Una vez se han pegado bien y se sujetan, bañamos los cake pops. Los sumergimos completamente en el bol de chocolate fundido, pero muy rápido, para que el calor no llegue al palito y no se despegue el cake pop. Cuando esté cubierto, lo sacamos y lo colocamos en posición horizontal sobre el bol, para que escurra todo el chocolate sobrante. Podemos dar unos golpecitos secos con el palito en el borde del bol para que escurra mejor.

4. Clavamos el palito en la cavidad del molde de cake pops (si no tenemos, lo clavamos en un corcho o similar) y lo refrigeramos durante 30-40 minutos, para que el chocolate se enfríe.

5. Mientras los cake pops se enfrían, preparamos las decoraciones. Cortamos con el cortador de acebo unas hojitas de fondant verde, y reservamos.

6. Pasado el tiempo de enfriado, sacamos los cake pops y les damos un segundo baño de chocolate. Los colocamos de nuevo en el soporte y les ponemos las hojitas de acebo, y volvemos a refrigerar unos 20 minutos más. Ahora necesitarán menos tiempo de enfriado, ya que al estar fríos de antes, el mismo frío del cake pop hará que la segunda capa de chocolate endurezca más rápidamente.

7. Por último, sacamos de la nevera y les colocamos las bolitas de azúcar rojo, pegándolas con pegamento comestible o un poquito de agua al fondant. Podemos espolvorear con un poquito de purpurina para terminar.

 

¡Y voilà! En muy poco tiempo, tenemos unos magníficos cake pops para servir una tarde de Navidad, o para regalar a nuestras compis de la oficina, ¿no os parece? Simplemente envolviéndolos en una bolsita de plástico cerrada con un lacito, se convierten en un detalle de lo más chic para quedar bien con cualquiera.

¡Esperamos que os gusten y que os queden perfectos! Y si no… siempre podéis dejarnos vuestros comentarios e intentaremos ayudaros para que así sea 🙂

 

¡Felices fiestas!

1Comment
  • Cosetes de Marta
    Posted at 10:23h, 11 diciembre Responder

    Éstas si que si las hago con mis sobris!!
    Pero me dan miedo los palos, que me los conozco, así que pondré pajitas duras!!!

    Un Besazo
    Te dejo mi nuevo post. Ya ha llegado la Navidad, Calcetines con Nombre!!
    http://www.cosetesdemarta.com

Post A Comment