El tiramisú es un postre delicioso, que consiste en un pastel frío que se arma en varias capas de un elemento sólido que se humedece en café y se combina con una crema de huevos batidos con azúcar, y se decora al espolvorear un poco de cacao.

Esta es la base del tiramisú, y es exquisito, la ventaja de este postre es que existen diferentes versiones, y hoy te explicaré una opción en la que no vas a necesitar el horno para su preparación. Es perfecto para la época de calor, como el verano que inicia en algunas semanas.

Preparación de tiramisú casero

Una de las versiones de este rico postre, se prepara con 500 g de queso mascarpone atemperado, 2 huevos, 350 ml de café preparado en bebida y que esté frío, 80 g de azúcar, 30 g de cacao en polvo y 20 unidades de bizcotelas tipo soletillas.

Toma los huevos y separa las yemas de las claras, monta las claras a punto de nieve y se reservan.

Respecto a las yemas, bátelas con el azúcar hasta blanquear y que el azúcar se haya disuelto por completo, esto quedará una crema color amarillo claro.

Luego, remueve el queso mascarpone e incorpóralo a las yemas con azúcar mezclando con movimientos suaves y envolventes. Después agregas las claras y continúas mezclando de la misma manera, hasta obtener una crema.

Moja los bizcochos en el café y colócalos en la base de un molde rectangular, luego extiende una capa de crema de mascarpone, y repites el proceso alternando las capas. Debes terminar con una capa de crema.

Espolvorea con cacao en polvo puro, lo puedes tamizar con ayuda de un colador, y se deja reposar en la nevera hasta el día siguiente. Cuando lo vas a servir, lo retiras de la nevera unos 15 minutos antes y espolvoreas otra capa de cacao en polvo.

Cómo preparar un pastel tiramisú sin huevo

Siempre existen alternativas para solucionar cualquier problema, incluso el cerrajero debe conocer varios métodos para realizar un trabajo. Por eso, te dejo esta alternativa para aquellos comensales que padecen de alergia al huevo, y aún así puedan degustar este rico postre.

Necesitas 200 ml de nata líquida para montar mínimo 35% M.G. y debe estar bien fría, 250 g de queso mascarpone, 60 g de azúcar glas, 5 g de esencia de vainilla, 100 ml de café preparado en bebida, 15 ml de licor de café, bizcotelas de soletilla sin huevo.

Coloca la nata en un recipiente hondo y comienza a batir hasta montar y reservas. Luego, en otro recipiente mezclas el queso mascarpone con el azúcar glas y la vainilla, remueve hasta que no queden grumos de azúcar, y luego se incorpora a la nata montada, mezclando con suavidad, y lo colocas en una manga pastelera y llevas al refrigerador.

Aparte mezclas el café con el licor y bañas los bizcochos con esta preparación, y los colocas en la base del molde, luego retiras la crema de la nevera y extiendes una capa de ella sobre los bizcochos, comienzas a alternar y finalizas con crema de queso.

Luego guardas el pastel en el refrigerador durante toda la noche, y al momento de servir se espolvorea con cacao.