LA mayoría de las recetas de repostería llevan horno, lo cual es un poco peligroso de manejar para los niños y para algunas personas con discapacidad, peor al repostería es de todos, por ello una receta muy fácil de hacer  que no requiere de horneado, es la de la torta fría.

Y es que para realizar una torta fría vas a necesitar muy pocos ingredientes, como la mezcla para pudin, galletas semidulces, como las populares galletas María, leche líquida, leche condensada, maní o chispas de colores para decorar, cualquiera de estas tres opciones son opcionales.

Pocos ingredientes y una fácil preparación

Las tortas frías son muy fáciles de realizar, y es que por ello son ideales para realizar con los niños, ya que se trata de una receta muy fácil de seguir, y que lleva pocos ingredientes, los cuales son muy económicos, por ello su éxito es seguro.

Y es que para los niños siempre hay que buscar cosas adecuadas para su edad, además de ello es muy importante considerar el hecho de que hay que velar porque lo que hagan sea seguro, porque para los padres la seguridad de sus hijos es importante, por ello protegen su casa con la ayuda de los cerrajeros Malgrat de mar, la mejor opción para una seguridad efectiva.

Porque los padres saben que hay que ser responsables con la seguridad de sus hijos, y que deben estar pendiente de cada detalle, como el hacer una receta de repostería que no lleve horno, así como velar porque los elementos de seguridad que tengan en casa sean remendados e instalados por cerrajeros profesionales.

Es importante preparar bien el pudin

Para preparar el pudin existen muchas recetas, pero la realidad es que resulta mucho más fácil y conveniente cuando esta receta se va a realizar con niños, comprar una caja de pudin en polvo, la cual es muy fácil de preparar, solo seguir los pasos de la caja, que es mezclar con leche, y listo.

Pero es muy importante que el pudin se prepare de la manera correcta, para esto es necesaria la ayuda de un adulto, ya que se requiere la cocción del mismo, así que se recomienda que tú lo tengas ya preparado, pero no lo dejes reposar mucho, porque debe estar tibio.

Así que pídele a tu hijo que vaya teniendo listos el resto de ingredientes mientras tu prepara la mezcla de pudin, el cual puede ser de vainilla, de chocolate, de dulce de leche o de fresa, o de algún otro sabor que alguna marca comercialice, eso depende del país en el que te encuentres.

Solo queda armas la torta

Una vez que tienes el pudin listo, entonces se empieza con la preparación de la torta como tal, se puede elegir un modelo cuadrado o redondo, como prefieras, puede ser de vidrio e incluso aluminio, luego agarras las galletas, una a una y las remojas muy bien, por un minuto en la leche líquida.

El próximo paso es colocar una cama de galletas, luego una capa de pudín, y así hasta terminar el molde o que el pudin se acabe, terminando con una capa de pudín, luego puedes agregar leche condensada, maní o chispas de chocolate o colores para decorar y refrigerar por 2 horas mínimo.